Dudas y consejos

  •  Las lentes de contacto no son un juguete. No se deben adquirir en bazares, mercadillos u otros puntos de venta no autorizados. Ya que en todos ellos no existe ningún tipo de control sanitario.
  •  Adaptación personalizada. Es imprescindible acudir a un óptico-optometrista para realizar una adaptación personalizada de las lentes de contacto. Ya que ni todos los ojos son iguales ni todas las lentes tienen las mismas medidas.
  • Higiene. Es aconsejable lavarse y secarse bien las manos antes de manipularlas. Limpia las lentes de contacto de manera cuidadosa y con regularidad, siguiendo las indicaciones específicas de tu óptico-optometrista. Frota las lentes de contacto con los dedos y acláralas concienzudamente antes de sumergirlas en la solución durante la noche.
  • Conservación. Para conservar las lentes de contacto adecuadamente se deben guardar siempre en un portalentes y utilizar únicamente las soluciones de mantenimiento prescritas por el óptico-optometrista. Nunca se debe reutilizar la solución para limpiar y almacenar lentes de contacto. Sigue las recomendaciones del fabricante y cambia el líquido cuando se indique, incluso si las lentes no se utilizan diariamente.
  • Uso y duración. No debes usar las lentes de contacto más horas de lo recomendado o más allá de la fecha en que haya que desecharlas. Tampoco se debe dormir con ellas.